Accidente Cerebro Vascular (ACV)

Beneficios tratamiento DeepTMS

El tratamiento DeepTMs permite mejorar las condiciones del aparato locomotor facilitando la terapia de rehabilitación logrando una mejora en la calidad de vida. Potencia y complementa la efectividad de la terapia kinésica, posibilitando que los ejercicios aceleren la recuperación del paciente, especialmente en casos recientes. Además ayuda a disminuir el riesgo de deformaciones articulares ya que ejerce una importante acción de control de la espasticidad permitiendo la recuperación de la movilidad y flexibilidad muscular del paciente.

Descripción

Un accidente cerebrovascular o ACV sucede cuando el flujo de sangre a una parte del cerebro se detiene. Si el flujo sanguíneo se detiene por algunos segundos, el cerebro no puede recibir nutrientes y oxígeno, en consecuencia las células cerebrales pueden morir causando hasta un daño permanente.

 

accisdente

El pronóstico después del ACV depende del tipo, la cantidad de tejido cerebral dañado, cuales son las funciones corporales han resultado afectadas y la prontitud para recibir el tratamiento médico.

Los problemas para moverse, pensar y hablar con frecuencia mejoran en las semanas o meses siguientes a un ACV y más de la mitad de las personas que han sufrido un accidente cerebrovascular son capaces de seguir mejorando en los meses o años siguientes a éste. Otras personas no son capaces de cuidarse sin ayuda.

Deep TMS ha demostrado ser una herramienta terapéutica que ayuda efectivamente a complementar la rehabilitación, produciendo así un aumento en las mejoras y disminuyendo las consecuencias motoras que pudiesen quedar producto de las secuelas del accidente.

Así también en aquellos pacientes que tienen secuelas de accidentes vasculares antiguos donde la rehabilitación ya no genera mayores beneficios, DeepTMS puede

Resultados Clínicos  Obtenidos en Chile

El tratamiento DeepTMS  potencia y complementa la efectividad de la terapia kinésica, posibilitando que los ejercicios aceleren la recuperación del paciente, especialmente en casos recientes (6 meses).

Permite mejorar las condiciones del aparato locomotor facilitando la terapia de rehabilitación logrando una mejora en la calidad de vida incluso en aquellos pacientes que ya no tienen progresos en relación a su terapia kinésica, incluso después de años desde el episodio cerebro-vascular.

El tratamiento puede además ayudar a disminuir el riesgo de deformaciones articulares ya que ejerce una importante acción de control de la espasticidad permitiendo la recuperación de la movilidad y flexibilidad muscular del paciente.

 


bot_solicita                    bot_ver