Dolor Neuropático o crónico

Descripción

El dolor neuropático (neuralgia) es un trastorno común que afecta aproximadamente un 7% de la población humana y 14% de los adultos y resulta del daño a vías somatosensoriales del sistema nervioso. Este daño puede ocurrir a nivel central (cerebro y médula espinal) o en el sistema nervioso periférico. Es un trastorno muy común en las poblaciones con diabetes (>20% de los diabéticos), con discopatía y problemas de espalda (ciática, lumbago, etc.), accidentes cerebro vasculares, esclerosis múltiple y alcoholismo.  El dolor neuropático periférico puede ser causado por deficiencias nutricionales, estrés, infección, herpes zoster, HIV, desórdenes inmunológicos, cáncer, trauma a nervios por fractura, compresión de nervios por tumor o efecto adverso de quimioterapia, radiación o cirugía. Los mecanismos por lo que se cree ocurre este trastorno son diversos y responden a la amplia gama de causas que los generan, pudiendo producirse por sensibilización periférica, aumento de la actividad en las fibras nociceptivas nerviosas aferentes primarias y con ello, aumento de la actividad espontánea del tracto espinotalámico (sensibilización central), disminución de la actividad tónica de interneuronas que inhiben la vía ascendente del dolor o hipoactividad de la vía descendiente inhibitoria antinoceceptiva (sustancia gris periacueductal-núcleo del Raffe).

La estimulación con TMS de alta frecuencia (10-20Hz) produce un efecto analgésico en voluntarios sanos y en pacientes, en los que se aplica sobre la representación de la corteza motora primaria que corresponde a la zona afectada por el dolor neuropático  o crónico produciendo su máximo efecto analgésico. La estimulación repetida por al menos 5 días consecutivos aumenta la excitabilidad de la corteza motora. Se ha observado en estudios con PET que la estimulación de la corteza motora primaria induce un aumento de la circulación de cortezas orbitofrontal, giro cingulado y premotora, con la concomitante activación del tálamo ipsilateral y de las áreas del tronco encefálico superior asociados a la inhibición de las vías de dolor ascendentes incluyendo la substancia gris periacueductal. Por lo anterior, la estimulación de la corteza motora primaria resulta en un aumento de la actividad de la vía descendiente inhibidora del dolor a través de la substancia gris periacueductal-núcleo del Raffe y en la liberación de opioides endógenos. Por lo anterior, se estima que el efecto de la estimulación de la corteza motora es similar a opioides como la morfina, pero sin efectos adversos centrales como la somnolencia, confusión y potencial de abuso. Si la estimulación se lleva a cabo más de 10 días seguidos, los efectos en la plasticidad sináptica cortical han permitido efectos analgésicos por semanas y hasta meses.

Resultados Clínicos  Obtenidos en Chile

 


bot_solicita                    bot_ver