Depresión Bipolar

Descripción

normal_reward

El trastorno afectivo bipolar, (TAB) también conocido como enfermedad maniacodepresivo, es un desorden de cerebro caracterizado por una alteración del humor.  que causa cambios en una persona. La persona puede atravesar periodos de euforia como episodios depresivo mayor, que le provocan una incapacidad de funcionar en su vida diaria, siendo en algunos casos inhabilitante.

En la actualidad no existe una cura para el Trastorno Bipolar, gran parte de los tratamientos se reducen al uso de fármacos de la línea de estabilizadores del ánimo, como el Litio, Acido Valproico, Lamotrigina ó Quetiapina, entre otros. Sin embargo, el tratamiento con Deep TMS, puede disminuir la morbilidad y mortalidad asociada al trastorno, además de la dosis de fármacos que se suministra, DeepTMS estimula los circuitos del cerebro relacionados con el placer y recompensa.

La estimulación con Deep TMS en la corteza prefrontal puede permitir un tratamiento efectivo en la fase de depresión mayor de la enfermedad. Siendo complementaria a su terapia habitual y sin generar los efectos secundarios que ocurren con otras terapias.

En la experiencia clínica acumulada se observa en general que los pacientes pueden recaer pero sin volver a la gravedad de la situación inicial, se observa que la desmejoría tiende hacer gradual. La duración del tratamiento varia significativamente según su condición individual pudiendo el efecto durar  entre 3 meses a más de un año.

Resultados Clínicos  Obtenidos en Chile

El 53% de los pacientes tratados al final del tratamiento sanó completamente y dejó de tener depresión. El 43% restante dejó de tener Depresión Mayor, recuperando así la capacidad social y laboral. Sólo un 4% de los pacientes diagnosticados con depresión mayor o resistente no mostró mejoría post tratamiento.

Dos de cada tres pacientes tuvo más de un 50% de mejoría. El resto mejoró un 20% promedio con respecto a su condición inicial.

El 52% de los pacientes controlados  60 días después del fin del tratamiento se mantienen sin depresión. El 42% restante se mantiene en depresión menor e incluso en mejor condición que al término del tratamiento, dos meses atrás.

FOTO1

Al realizar un seguimiento clínico en una muestra aleatoria de 12 pacientes se observó que 150 días post tratamiento existe consolidación de los resultados obtenidos 5 meses atrás pues se mantienen las mejorías obtenidas al final del tratamiento.

Entre los síntomas clínicos que controla el tratamiento destacan mejorías en síntomas tales como la melancolía, ansiedad,  apatía y calidad de sueño,  logrando así una  mejoría sustancial en la calidad de vida de los pacientes, permitiéndoles sentirse mejor y desenvolverse en lo social y laboral.

Testimonios

Video/Nacional

Alonso Herreros, Bipolaridad, Chile


 

bot_solicita                    bot_ver